lunes, 14 de abril de 2014

Organizaciones condenan asesinato de empleado de Radio Progreso

La ong española Alboan, promovida por los jesuitas, exigió hoy al Gobierno de Honduras que esclarezca "sin dilación" las circunstancias del asesinato del activista hondureño por los derechos humanos Carlos Hilario Mejía Orelllana, trabajador de Radio Progreso y colaborador de la entidad humanitaria.

En un comunicado, Alboan asegura que Mejía fue asesinado a puñaladas el pasado 11 de abril en su residencia en el norteño departamento de Yoro, pese a que contaba con medidas de protección personal que le había asignado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2009, tras la crisis política.

Alboan precisa que, desde ese año, el trabajo del equipo de Radio Progreso, emisora de la Compañía de Jesús en Honduras, se había convertido en una tarea "difícil" con "amenazas directas" a una quincena de personas de dicho medio.

La ong vinculada a los jesuitas condena de forma "contundente" el asesinato de Mejía y exige que el crimen "no se atribuya a la violencia estructural" que existe en el país centroamericano.

La ong de la Compañía de Jesús subraya que en memoria del ejecutivo asesinado "y la de tantos otros", continuará trabajando en Honduras "por la dignidad, la justicia y los derechos humanos".

Tanto Radio Progreso como el denominado Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación-ERIC, para el que también trabajaba la víctima, son entidades dedicadas a la denuncia de las violaciones de derechos humanos, la lucha contra la impunidad y al acompañamiento de defensores de los derechos humanos en Honduras.

RSF condena el asesinato

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) condenó hoy el asesinato de Carlos Mejía Orellana y pidió que las autoridades no descarten el móvil profesional a la hora de esclarecer los hechos.

"La investigación que se lleva a cabo aún no ha podido determinar cuál fue el móvil del asesinato. La policía formula desde ahora la hipótesis de que se trata de un crimen pasional. Pedimos que no se descarte desde un inicio que el móvil pudo estar relacionado con la actividad profesional de la víctima", señaló RSF en un comunicado.

Mejía Orellana, que fue apuñalado varias veces en el tórax, trabajaba como responsable del departamento de publicidad.

RSF lamentó que el Gobierno ignorara esas demandas y solicitó que se cree y se implemente "un mecanismo de protección eficaz para todos los periodistas y colaboradores de los medios de comunicación que se encuentran en peligro y piden protección".

Honduras ocupa el puesto 129 de 180 países de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que elabora cada año Reporteros Sin Fronteras.

---
ASESINADO EN HONDURAS UN COMPAÑERO DE ALBOAN que trabajaba denunciando las violaciones de Derechos Humanos en el país.

Carlos Mejía, trabajaba en ERIC y RADIO PROGRESO, organización hondureña dedicada a la denuncia pública de las violaciones de derechos humanos, a la lucha contra la impunidad en el país y al acompañamiento de otros defensores/as de Derechos Humanos.
Mejía fue apuñalado en su casa a pesar de las medidas de protección que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le había asignado desde 2009 a raíz del golpe de Estado.
Tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 contre el presidente constitucional Manuel Zelaya, las circunstancias de trabajo del equipo humano de ERIC y RADIO PROGRESO se habían convertido en un asunto difícil con amenazas directas a más de 15 personas del equipo.
ALBOAN lleva trabajando con estas organizaciones pertenecientes y lideradas por jesuitas en Honduras desde hace más de 10 años y ha obtenido financiación pública de Gobierno Vasco desde 2004 de más de 2 millones de euros.
ALBOAN se une a todas las muestras de dolor en solidaridad con su familia y amigos. Queremos condenar con contundencia este asesinato y exigimos al Estado Hondureño que se esclarezcan sin dilación las circunstancias de este asesinato y que no se atribuya a la violencia estructural en el país.
Por su memoria y la de otros tantos continuaremos trabajando por la justicia, la dignidad y los derechos humanos.
Por usted, Carlos.
www.radioprogresohn.net

---
* La Sección Territorial de CCOO en Honduras está integrada en la Federación de Servicios a la Ciudadanía, que agrupa -entre otras- a la Sección de Comunicación, artes, cultura y deporte.

jueves, 10 de abril de 2014

La Ley de la Acción y del Servicio Exterior del Estado no resuelve los problemas del personal

Fuente: FSC-CCOO
 
La Sección Sindical del Servicio Exterior de la FSC-CCOO valora negativamente la Ley de la Acción y del Servicio Exterior del Estado en su conjunto y manifiesta su rechazo a la misma; el Partido Popular se enroca y desatiende las reinvindicaciones y propuestas presentadas por CCOO en el Congreso y en el Senado.
Ministerio de Exteriores.

En un informe realizado por la sección, se hace un recorrido del proceso que ha seguido esta ley hasta llegar a su aprobación y se recogen las propuestas realizadas, así como el relato de la intensa labor sindical llevada a cabo para intentar mejorar el proyecto de Ley, de forma que el texto definitivo recogiese elementos tan necesarios como la participación institucional en la negociación colectiva, la racionalización y homologación de las condiciones laborales y retributivas de todos las empleadas y empleados públicos en el exterior, la aplicación de la legislación laboral española como principio básico de seguridad jurídica para todos los trabajadores españoles, la potenciación de la diplomacia pública y parlamentaria, la no discriminación en cuestiones tan básicas como el derecho de disfrute de una asistencia sanitaria suficiente e igual para todos los trabajadores de la AGE en el exterior, la concesión de la nacionalidad española a trabajadores y trabajadoras con más de 5 años de servicio para la Administración española en el exterior, etc.

Hay que lamentar que el partido que gobierna, haciendo gala, una vez más, de su incapacidad para el diálogo real y efectivo, haya actuado de espaldas a una parte importante de la ciudadanía que presta servicios para la Administración General del Estado en el exterior y que es, por supuesto, también un reflejo de la imagen de España en el exterior.

Mientras se den situaciones en las que un trabajador o trabajadora, con responsabilidades y situaciones similares, gane la tercera parte de lo que percibe otro, la imagen de España y su marca se mantendrán indeleblemente manchadas.

Este Gobierno anuló al poco de iniciar su andadura la ya acordada celebración de elecciones sindicales de más de 6.000 trabajadores y trabajadoras que prestan servicios en el exterior y que jamás han podido elegir libre y democráticamente a sus legítimos representantes, mantiene un sistema discriminatorio, extemporáneo e ineficiente de clasificación profesional, retributivo y participativo y a ello añade, ya bien iniciado el siglo XXI, una Ley que, siendo necesaria y ampliamente deseada, ha venido a convertirse en una losa más a soportar por los diversos sujetos que la integran. Con esta ley, esa losa amenaza con aplastar muchas de las esperanzas que en ella habíamos depositado quienes confiábamos en que podría suponer el inicio de una nueva etapa en nuestras relaciones internacionales y laborales.

CCOO rechaza esta Ley, luchará por su abolición o mejora de la misma cuando se den las circunstancias precisas para ello y no bajará la guardia en ningún momento, procurando que, de una vez por todas, se haga justicia con los trabajadores y trabajadoras de la Administración General del Estado en el exterior.

Mejorar y democratizar nuestras condiciones de trabajo dependerá en gran medida de la unidad y grado de solidaridad que podamos mantener y del empeño que entre todos pongamos en esta tarea.

Os invitamos a que leáis el informe que se adjunta, a que hagáis todas las aportaciones que consideréis necesarias y, así, a luchar todos juntos para conseguir materializar nuestras justas y necesarias reivindicaciones.

Documentos relacionados
Vínculos de interés relacionados
Informe de CCOO sobre la Ley de Acción y del Servicio Exterior del Estado.

jueves, 3 de abril de 2014

Muere Máximo Cajal, diplomático afable, recto y pesimista

Fuente: El País

Sobrevivió al asalto de la Embajada española en Guatemala en 1980. Arriesgó su carrera al defender en un libro la devolución de Ceuta y Melilla a Marruecos


Murió anoche, sin sentir, como todos querríamos.

Fue amigo, afable, recto como un huso y pesimista. Los que le quisimos fuimos incondicionales suyos; los que le odiaron fueron implacables en su enemistad. Una enemistad que nació, como tantas cosas en este país nuestro, de la furia mediática, originada en este caso en el asalto a la Embajada de España en Guatemala, de cuyas asesinas intenciones se libró por arrojo personal pero con gran tristeza al ver que morían los demás allí encerrados. La acusación rastrera que en aquella ocasión pretendía involucrarlo en maquiavélicos planes comunistas le persiguió hasta el fin de su vida. Pero muy mal no lo debió de hacer a juzgar por su trayectoria profesional en la diplomacia. Hasta hubo un momento en que pudo ser ministro de Asuntos Exteriores y lo venció la franqueza con la que dijo en un libro publicado justo antes de las elecciones que auparon a Rodríguez Zapatero a La Moncloa, que Ceuta y Melilla debían ser devueltas a Marruecos por justicia histórica y para que tuviéramos la fiesta en paz. Él sabía lo que le iba a costar.

Maestro de la sorna, Máximo Cajal (Madrid, 1935) hizo de todo en la vida diplomática, desde ser intérprete entre De Gaulle y Franco hasta tenérselas tiesas con los estadounidenses en las negociaciones para la renovación de los acuerdos Madrid-Washington (no sin que la brigada mediática, ignorando deliberadamente que defendía los intereses españoles, lo acusara de seguir los dictados de Moscú). Todo lo recordaba con una sonrisa de medio lado, hasta el detalle de dimitir como embajador en París cuando Aznar, recién ganadas las elecciones, le hizo un feo público en su primera visita a Francia; un feo a su propio embajador.

Jubilado ya, iba en autobús a los sitios hasta cuando ya estaba hecho unos zorros y contemplaba con fascinación la risa algo desgarrada y las ocurrencias de Bea, su mujer. Hacía décadas que había torcido su carrera para seguirla a todos lados y para convencerla de que hiciera ella lo propio. Fue una batalla de voluntades y amores espléndida de ver. Una batalla entre el pesimismo y las campanillas.

Desprovistos de su mirada de amable tolerancia, los amigos hemos quedado empobrecidos en este páramo que va quedando.